¡Disponible sólo en Internet!

Flor de Loto 80 mm Cristal Artesanía

Nuevo producto

Flor de Loto 80 mm Cristal Artesanía

Más detalles

Este producto ya no está disponible

$ 12.990

Se aceptan Transferencias Bancarias | Con Mercado Pago Puedes ocupar Tus Tarjetas
Se aceptan Transferencias Bancarias   |  Con Mercado Pago Puedes ocupar Tus Tarjetas

Descuentos por volumen

Cantidad Descuento Usted ahorra
2 4% Hasta $ 1.039
3 6% Hasta $ 2.338
4 8% Hasta $ 4.157
5 10% Hasta $ 6.495

Más

80 mm cristal de cuarzo flor de loto artesanía cristal pisapapeles fengshui Adornos figurillas decoración de boda inicio regalos de recuerdo

El loto

Como la rosa, el loto, está ligada simbólicamente a la pureza, a lo trascendente, a la divinidad y a la manifestación.

Esta hermosa planta que crece en los estanques de África Oriental y Asia, puebla relatos y leyendas de la India, Egipto, China o Japón donde siempre adquiere un sentido simbólico de unión, de comunión y de reordenación con lo intangible.

La belleza y las leyendas con el loto como protagonista

La flor de loto apenas dura abierta unos cuantos días y, cuando lo hace, exhala un perfume especial que, tal como veremos más adelante, propicia la unión espiritual y los estados visionarios. Por eso, para explicar qué es el estado supremo en el budismo se apartan las palabras y se muestra un loto abierto, el mismo que visualizó Buda cuando encontró la verdad.

Difícil de explicar en unas cuantas líneas a la población occidental industrializada y apartada de lo natural, la flor de loto, es como un comunicador, un hilo de unión que, estando en la Tierra, te lleva hacia aquello intangible que, simbólicamente, se concentra en el cielo.

Es planta sagrada en la India y para los antiguos Egipcios. En los jardines tradicionales japoneses es una presencia casi imprescindible en los diseños con lagos o agua parada.
Es difícil de cultivar en zonas sombrías ya que necesita calor.
Tiende a expandirse con bastante facilidad, como cuando encontramos nuestra esencia interior.

La flor de loto, de todos los colores posibles, fue casi una obsesión para el pintor impresionista Claude Monet (1840-1926) quien hizo de los jardines de ninfeas, como también se conoce a la planta, protagonista central de sus cuadros. Como en la simbología tradicional, las flores servían al pintor francés para encontrar lo eterno que se encuentra en lo cambiante. Él mismo planeó y cuidó delicados estanques con flor de loto que aún pueden disfrutarse en su casa de Giverny, abierta al público.

30 productos más en la misma categoría: